Superviviente de VIH cuenta su historia

0
55

Brryan Jackson tenía menos de un año cuando fue infectado con VIH, pero tardó unos 4 años más para descubrirlo porque el niño no pertenecía a ningún grupo de riesgo. No nació de una madre VIH positiva, le inyectaron con la sangre infectada. Es realmente horrible, pero lo peor es que ¡es el padre de Brryan que lo hizo a su propio hijo!

Su dura experiencia empezó cuando le hospitalizaron tras un ataque de asma cuando era bebé. Su madre, Jennifer Jackson, y su padre, Brian Stewart, ya estaban divorciados cuando Steward empezó a abusar a su ex mujer y amenazar a su hijo que no viviría más de 5 años. El flebotmista, quien trabajaba en el laboratorio con sangre, empezó a traer secretamente a casa muestras de la sangre infectada. “Él solía bromear entre sus colegas diciendo, “Si yo quiesiera infectar a alguien con esos virus ni siquiera sabrían que les mató,”” dijo Brryan. Una de esas muestras terminaron en sus venas. Cuando Brryan fue diagnosticado, los médicos le prescribieron más de 20 medicamentos al día y dieron 5 meses de vida. Ahora él tiene 25 años.

“¡Tengo una salud de hierro! Estoy más allá de eso! Tal vez soy un poco robusto pero todavía me considero un buen atleta,” dijo. “Ahora mismo la cantidad de mis linfocitos es por encima de la media. Eso me da prácticamente ninguna posibilidad de transmitir el virus. He pasado de tomar 23 pastillas diariamente a tan sólo una. No sé que estaba haciendo, pero ahora mi estatus VIH es “indetectable”. Aunque todavía tengo SIDA.”

En cuanto al padre, él está encarcelado ahora, pero es todavía difícil para Brryan hablar sobre él: “Había veces cuando me despertaba de pesadillas, teniendo miedo de que él podría volver a terminar su trabajo. Puede que le haya perdonada, pero aún así creo que debes pagar las consecuencias.”

Hoy en día él encabeza su propia organización benéfica, Hope Is Vital (“Esperanza Es Vital”) y prefiere más mirar hacia el futuro que vivir en el pasado. “Me gustaría ser padre. Padre es una de las cosas en la vida para que estoy creado. Me gustaría que mis hijos crezcan en esperanza. Quiero enseñarles que el mundo es un lugar pacífico y siempre estaré allí para protegerlos. A pesar de cosas malas, las buenas son posibles.”

LEAVE A REPLY

Login with: 
Please enter your comment!
Please enter your name here